miércoles, 31 de diciembre de 2014

Adios gran 2014, bienvenido 2015

Un año que se pasó de largo como si hubieran sido unos pocos segundos. Dicen que lo bueno pasa rápido, y haciendo un breve resumen, este pasó volando.

Arranqué el año con el gran viaje, que venía planeando desde que compré la V-men 125 hace 4 años, y que quiero hacer desde que vi por primera vez aquella serie "El Renegado" cuando tenía apenas 15 años, hace 20 años hoy.

Logramos organizar con DKC nuestra primera Caravana Solidaria, con gran aceptación y cooperación de muchos amigos, sueño, que viene desde aquella primera Caravana a Tapalqué en el 2011, hace ya 3 años.

Fui tío de una hermosa criatura llamada Emma, que cada vez que la veo, es impresionante como un nuevo ser, se gana su pedacito de corazón por el solo hecho de respirar.

Encontré la moto que quise desde que empecé con el Garelli 50 hace 5 años. Un custom japonés de nombre "La Bestia"

A diferencia de otros años, este fue un año de resultados, y eso es para dar gracias. Por eso es que hoy doy gracias, a poder soñar, pero más importante, le doy las gracias a todos aquellos que de una forma u otra ayudaron, acompañaron y me mantuvieron en mi eje, a lo largo del año para seguir adelante y encontrar estos resultados.No voy a nombrar a nadie, porque la lista es larga como un papiro, y no me quiero olvidar de nadie. Cada uno sabe, que tiene un lugar en mi corazón, y que aunque no nos veamos seguido, aunque tengamos diferencias que nos distancian, ese espacio sigue ahí.

Lo compartido y lo vivido a lo largo del viaje de la vida, no se borra, y no se pierde, pasa a ser parte inapropiable de uno mismo.

Por todo esto es que les digo hoy, no hay sueños imposibles, no hay nada que no se pueda lograr, lo único que no tiene solución es la muerte.

Por eso, vivan, sueñen, compartan, porque lo importante es el viaje, y no el destino.

Nadie sabe cuando se termina el viaje, y tampoco podemos cambiar el destino.

Pero mientras estemos en esta ruta, disfrutemos el viaje, que no hay nada más lindo que no saber que nos espera al final de la próxima curva.

Las copas bien en alto esta noche, por el viaje y los momentos compartidos!